Subscribe:

Ads 728x90px

10 nov. 2012

¿Existe el Hijo Favorito?

Mucho se ha debatido este tema entre los especialistas en asuntos de familia. ¿Existe un hijo favorito? ¿Es posible que los padres y las madres no sientan lo mismo por todos sus hijos? ¿Es posible que los padres prefieran a uno de sus hijos sobre los demás?

preferring one child than others - prefiriendo un hijo que otros ¡Cuántas veces los hijos acusan a sus padres de no haberlos querido como a su hermano! ¡Cuántos hermanos se han peleado a causa de sentir que los padres los trataban de forma diferente! ¡Cuántos conflictos surgen en cada familia por la rivalidad y los celos entre hermanos!

Los investigadores se han puesto a trabajar sobre el tema, y la mayoría conincide en afirmar que normalmente existe un hijo favorito.

Una investigación de la Universidad de Radlands en California aún afirma que: "El favorito del padre suele ser el primogénito varón, mientras que el de la madre es la hija más pequeña" .

Un estudio llevado a cabo por Catherine Conger, profesora de Desarrollo humano y Comunitario de la Universidad de California en Davis, reunió a un grupo de 384 pares de hermanos y a sus padres, y los observó tres veces durante tres años. Al final de la investigación, concluyó que el 65 % de las madres y el 70 % de los padres exhibían una clara preferencia por uno de sus hijos, normalmente entre el más mayor.

Cuando aparece el conflicto

De acuerdo a las investigaciones , se puede afirmar que en muchas familias hay un hijo preferido, ya sea de la madre, del padre o de ambos. Esta afirmación puede molestar a muchos padres que se creen equitativo en todo, pero es lo habitual. No hay que asustarse por esto. Hay que saber cómo manejarlo para no generar conflicto en la familia.

La situación se vuelve conflictiva cuando: el preferido es el mismo tanto para el padre como para la madre. Es este caso el preferido, es identificado por los hermanos y se convierte en objeto de celos, ya que se le atribuyen determinadas ventajas. Y es posible que las tenga; se puede sentir más apoyado y valorado. Pero ser el preferido de los padres también acarrea inconvenientes.

Es probable que ese hijo quede demasiado atrapado en la obligación de satisfacer a los padres, lo que quizás le impedirá atender a aquellos deseos propios que no se ajusten a lo que se espera de él.

¿Porqué se prefiere a un hijo más que otro?

Son muchos los factores que pueden influir en el hecho de preferir a un hijo que a otro. Algunos de ellos son:

  1. El parecido físico.
  2. La afinidad psicológica.
  3. Las similitudes en gustos y carácter.
  4. Los acontecimientos relacionados con su nacimiento. Algunos niños vienen al mundo en momentos felices de la pareja y son querisdos como alguien que les ha traído felicidad.
  5. El parecido con algún ser querido, como el abuelo o abuela.
  6. La forma de ser.

El amor de los padres

El amor de los padres es fundamental para el desarrollo psíquico, emocional e intelectual de la persona. El hijo preferido, el que suele contar con màs apoyo de sus padres, lo que favorece la confianza en sí mismo.

Muchos conflictos de personalidad provienen de no haber recibido ese apoyo en la infancia.

¿Qué hacer?

Los padres tienen que realizar un ejercicio de reflexión sobre lo que sienten por cada uno de sus hijos. Tras este proceso hay que evaluar los esfuerzos que deben hacer para no alejarse de aquel menos parecido y con el que tienen más dificultades de comunicación.

Es normal sentir mayor afinidad con alguno de los hijos. Lo importante es no dejar de lado a los que resultan más conflictivos y difíciles. Es misión de los padres encontrar la forma de acceder a una buena comunicación con cada uno de sus hijos. Seguramente con alguno será más fácil que con los otros, pero es necesario estar atentos para brindar a todos la misma atención y cuidado.

Ser padre o madre no consiste en identificarse con el hijo que colma los propios deseos, sino más bien en hacer un esfuerzo con aquel que no lo satisface del todo. Lo mejor es mantener un contacto íntimo e individual con cada uno de los niños o hijos.

Algunas ideas para evitar errores

  1. Aceptar lo que siente.
  2. Es normal tener sentimientos diferentes hacia los hijos.
  3. Recordar que cada hijo es único y que necesita cosas diferentes.
  4. Brindar a todos los hijos el mismo apoyo.
  5. Buscar actividades para compartir con los hijos con los que se tiene menos afinidad.
  6. Generar puntos de comunicación.
  7. Dedicarle tiempo y atención a cada uno de tus hijos.
  8. Aceptar la singularidad de cada uno de tus hijos
  9. Aceptar que cada uno puede tener gustos e inclinaciones distintas.
  10. Ama a tus hijos aunque sean distintos de lo que tú quieres.
  11. Comunicarle a tus hijos que los quiere y los respeta como son.
  12. Estimulalos
  13. Festeja sus logros y acompañalos en sus fracasos.

Literatura relevante que podrá interesarte