Subscribe:

Ads 728x90px

9 de dic. de 2012

¿Disfrutas de lo que tienes?

Enjoying Life - Disfrutando la vida ¿Te pasas la vida quejándote de lo que te falta? ¿Sufres y te pones de mal humor pensando en lo que no tienes? ¿O te das cuentas de lo que ya tienes y no estas satisfecho? ¿Lo valoras? ¿Lo disfrutas? ¿O por estar tan atento a lo que te falta no aprecias lo que tienes?

Gran parte del bienestar emocional depende de poder disfrutar de lo que cada uno tiene. Es posible hacer de lo cotidiano algo extraordinario, si uno puede apreciar y disfrutar lo que tiene. Por eso es necesario dejar de buscar la felicidad en los grandes logros y hay que enfocarse mejor en cada detalle de la vida diaria.

¿Quién no quiere disfrutar de su vida? Poder hacerlo es una cuestión de actitud. La actitud mentalcon la que se encara lo que ocurre, lo que se quiere, lo que se puede, es la clave fundamental para el bienestar emocional.

10 Tips para valorar lo que tienes

  1. Vive el presente: valora cada momento de tu vida. Cada instante es único e irrepetible. No te lo pierdas.
  2. Abre tus sentidos: mira, observa, escucha, huele. Disfruta del mundo que hay a tu alrededor. Mira los matices de los colores, las nubes, la naturaleza, los pájaros, las sonrisas de los niños, etc.
  3. Vive con humor: Aprende a reir. La vida puede ser tomada con hunor. Ríete de ti mismo.
  4. Detente: no vivas siempre corriendo. Tómate tiempo para ti y para tus seres queridos.
  5. Cuídate y cuida todo lo que tienes a tu alrededor:dedica tiempo a tu familia, a tus amigos, a tus compañeros, cuida tu casa, tus mascotas,cuida el mundo en que habitas. Haz que a tu alrededor haya armonía.
  6. Disfruta el curso hacia tus metas: tener objetivos y metas es importante, pero es necesario disfrutar y apreciar el recorrido que lleva hacia ellas.
  7. Deja de quejarte por lo que no tienes: estar demasiado pendiente de lo que te falta te impedirá reconocer lo que tienes.
  8. Apuesta al cambio: los hábitos pueden cambiarse. Tú puedes hacerte el hábito de disfrutar de tu vida tal como es.
  9. Agradece:Agradecer es valorar lo que se tiene.
  10. Enfocate en lo cotidiano: no esperes los "grandes momentos o eventos" para disfrutar tu vida. Tu vida es la suma de los instantes cotidianos. Piensa que tu vida ya es extraordinaria. Disfrútala.

¿Qué valoras de tu vida?

Piensa por un momento en todas las cosas que valoras de tu vida. ¿Cuáles son? ¿Las cuidas? ¿Las agradeces? ¿Las aprecias? ¿Les dedicas tiempo, atención y cariño?

Si es necesario y te sirve, haz una lista de todas esas cosas y anótalas. Piensa en distintas áreas de tu vida: la afectiva, la familiar, la laboral, la económica, la corporal, la emocional, etc.

Haciendo ésto tú tomarás conciencia de todas las cosas que ya tienes. Es importante que las valores, que las aprecies y que puedas disfrutarlas. A partir de aqui, puedes plantearte las cosas que aún quieres conseguir.

Aliados y enemigos para disfrutar la vida

Aliados Enemigos
Saber escuchar No prestar atención al otro
Tener Paciencia La ansiedad
La confianza La desconfianza
El perdón El rencor
La tolerancia La intolerancia
La lealtad La mentira
El cuidado El descuido
Vivir el presente Pensar sólo en el pasado o en el futuro
El buen humor El mal humor
El buen carácter El mal carácter
El optimismo El pesimismo
La alegría La tristeza
La flexibilidad La rigidez
Valorar lo que se tiene Pensar sólo en lo que te falta
Generosidad Egoísmo
Compartir con los demás Aislarse

Relato acerca de valorar lo más importante

no te olvides de lo mas importante Había una vez una pareja que caminaba por un bosque con su bebé en brazos. Cuando pasaron por delante de una cueva, escucharon una voz desconocida que les dijo: "En la cueva hay un enorme tesoro. Entren y tomen todo lo que quieran, pero recuerden lo más importante; sólo tienen tres minutos. Cuando salgan la puerta se cerrará para siempre. Aprovechen ésta oportunidad única, pero no olviden lo más importante."

Velozmente entraron en la cueva y tomaron todos los tesoros que pudieron, oro, piedras preciosas, dinero, y enormes riquezas. Para poder hacerlo mejor dejaron al niño en el suelo mientras seguian juntando todo lo que podían.

Cuando se cumplieron los tres minutos salieron corriendo con todo lo que habían juntado y la puerta se cerró. Entonces, en ese momento, se dieron cuenta que su hijo había quedado adentro.


Literatura relevante al blog que puede interesarte