Subscribe:

Ads 728x90px

5 nov. 2013

Religiones del Dinero !

Dios del dinero?

Confundir a Dios con elegante banquero, que no solo presta dinero, sino que lo regala a manos llenas con solo humillarse delante de él y confesarse pecador, es por hoy por hoy, la doctrina más atractiva y con el mayor número de simpatizantes, que asisten a los templos buscando milagros financieros para salir de sus necesidades. ¿Quién tiene la culpa de semejante mentira? ¿Cómo corregir esta infernal enseñanza?


Absolutamente creo que Dios (el Creador) no es un banquero, tal como lo venden muchos exaltados predicadores de la prosperidad financiera, argumentando que la pobreza se fundamenta en que tú no le pagas a Dios. Si retienen lo que es de Dios, jamás prosperarán, agregan con voz de presentadores de marcas. Por TV, radio e internet el cansado mensaje de desprenderte del dinero para obtener riqueza espiritual y multiplicar tu capital, es repetitivo y empacado con diversos versículos bíblicos. - Ten por seguro que si tú le das a Dios, Él te multiplicará lo que posees... -

"Cosecha financiera" le llaman a programas donde tú debes sembrar para recibir, utilizando cheques, tarjetas de crédito y hasta transferencias bancarias, por medio de lo cual siembras, para tu prosperidad. Campañas mundiales son lanzadas para pescar "sembradores financieros", que como en los casinos de las Vegas Nevada, terminan hasta sin camisa por apostar a una falsa ilusión. Venden a Cristo en un extraño combo de promesas, con oraciones de liberación, sin diferenciarse de los falsos adivinadores que con voces aflautadas en la radio, oran atrayendo incautos, para sus baños espirituales y venta de artilugios esotéricos.

El cliente, o creyente sin conocimiento, diría el profeta Oseas, paga a Dios el diez porciento de tus ingresos religiosamente, como si estuvieran amortizando un préstamo bancario, con el miedo de que Dios se aparezca como un vengativo cobrador, que violentamente añade cargos por mora al ocurrir retrasos. ¿En quién está el pecado, en el que cobra en nombre de Dios o el que paga por protección de Dios?

"El Otro evangelio" le llaman algunos a este moderno y confuso evangelio del dinero. Los lídieres y guías espirituales tocan las llagas en el corazón de los creyentes, tocan sus dolores y angustias, sus tristezas y sus depresiones, pero también sus bolsillos vendiendo una paz que cuesta cenetenares y miles de dólares o euros.

Pseudoevagelistas como elegantes presentadores de televisión declaran:
"Dios dió lo mejor de lo Suyo en el Calvario. ¡Él me dijo, no te atrevas a venir ante mí si no das lo mejor de ti! Para cosechar una perpetua cosecha tú necesitassembrar una perpetua semilla." El consuelo espiritual que muchos buscan ansiosamente, se presenta con un empaque color verde dólar en este otro evangelio de antiverdades biblicas.

Luego de desembolsar su dinero, como si fuera un tributo salvífico, el creyente da la vuelta, retorna a su mundo cumpliendo con la ley del mínimoesfuerzo en lo relacionado al evangelio de Cristo, puesto que siente en paz con Dios ya que paga religiosamente la norma de Malaquías, que pone los pelos de punta: "¿Acaso un hombre puede defraudar a Dios? ¡en los diezmos y las ofrendas me han defraudado...." y los predicadores dsde los púlpitos siguen gritando ¡ladrones, ladrones le está robando a Dios! Yo me pregunto; Si la salvación no se vende, ni se compra, realmente ¿quiénes son los ladrones...?

Literatura relevante al blog?