Subscribe:

Ads 728x90px

21 oct. 2014

¿Qué es el matrimonio ?

just getting married

La respuesta a esa pregunta esta obviamente dividida. En lo personal, pienso que el matrimonio es un invento cultural, como la poesia, el soneto, la sinfonia, el socialismo, la democracia o la universidad.

Cuando era niño, recuerdo haber escuchado la conversacion de unos adultos, criticando que el matrimonio en los Estados Unidos era solamente un "contrato", eso sonaba algo asi como un escándolo, donde una pareja se juntaba solamente por tener beneficios del gobierno, por conveniencia o por ajustar algún estatus social, especialmente si eras imigrante. En aquel entoces no entendía mucho de esas cosas, pero oir la palabra "contrato", significaba para mi algo inmoral. Bueno, no me culpen, pues yo tambien en cierta forma fuí moldeado hasta cierta edad con esas costumbres ridiculas, sin sentido y en muchos casos, absurdas.

Pero bien, observemos la naturaleza animal, y en particular al mundo de los mamíferos, pues es lo que somos, lo que rige es la ley del más fuerte: el leon joven mata o exilia al león viejo, asfixia a sus crias y se queda a la fuerza con la hembra, la cual tendra otra camada de crias con el león más fuerte. Y este no solo con una hembra, sino con todas las que puede controlar y dominar. Igual es el gorila; el macho alfa es el que más fecunda. En la sociedad primitiva, lo que impera es el harén: un macho califa se reserva cientos o miles de mujeres que son cuidadas y mantenidas a raya por un puñado de eunucos. Y las mujeres pugnan por estar con quien quieren, no con el que se impone. El matrimonio remedia ese injusto orden "natural" segun el cual el macho más fuerte, más rico, más poderoso se puede quedar con todas las hembras que le dé la gana.

Después de analizar lo que he escrito anteriormente, el matrimonio realmente es una institución creada para conseguir cierta paz social, mayor igualdad entre los géneros, y para desminuir el abuso del mafioso que se quiere apoderar de todas las mujeres mas bonitas del vecindario sin compartir niguna.

El matrimonio fué la solución que los hombres y las mujeres corrientes encontraron para que en el sexo y la reproducción no rigiera la ley del más fuerte, sino un orden mas parecido al de la propiedad privada. De hecho el adulterio, después del matrimonio, es una especie de hurto. El matrimonio regula lo que en el mundo anárquico nos devolvería, en ámbito sexual, a la ley de la selva.

Pero hay mas argumentos para defender esta vetusta y maltrecha institución. Hay que decir ante todo, que el matrimonio es una cosa seria. La seriedad no es una virtud muy alabada en estos tiempos, pero ser serios es una cualidad indispensable en todos los negocios, y el matrimonio es - entre otras cosas - también un negocio, un contrato. Por supuesto que es una unión romántica que representa el amor, un juramento de que dos cuerpos y dos mentes se atraen y se gustan, y harán todo cuanto este de su parte para preservar el enlace, por el bien de los hijos que vendrán y por el bien de esa empresa familiar que con el matrimonio se funda.

Los matrimonios, en general no se hacen en secreto sino ante muchos testigos: las dos familias de los novios, los padrinos, los amigos de ambos novios y la persona que realizara el rito matrimonial. Este compromiso público es importante pues los contrayentes están empeñando su palabra, y por lo tanto su prestigio, al jurar que van a cumplir con ciertos deberes y sacrificios a los que el matrimonio obliga. La naturaleza del ser humano es ritual, y asi hoy en día no nos gusten tanto los ritos, estos nos marcan; dejan una huella en la memoria, un sello, una "garantía". Traicionar un juramento público es por lo menos molesto y embarazoso.

Los que no se casan, o quienes creen que casarse es sencillamente compartir las cuatro paredes de una casa, carecen de seriedad: o no confian en los compromisos "hasta-que-la-muerte-los-separe", en todo caso, no están dispuestos a cumplirlos. El matrimonio es una señal de madurez: "yo seguiré siendo tuyo y tú seguirás siendo mía a pesar de las sircunstancias de la vida. No te dejaré por el hecho de que engordes o enfermes o envejezcas; el compromiso que firmo no depende de la pasión que sienta por tu cuerpo. Sé que toda unión esta sometida al desgaste del tiempo, pero nosotros pasaremos por encima de eso".

Aquel que no se casa suele ser un egoista, que no esta dispuesto a compartir sus bienes o sus beneficios, a permitir que todo aquello que se produzca se disfrute en común, sin hacer cálculos mezquinos.

El otro lado de la moneda

Think twice before you get married

El matrimonio es la careta o máscara (hipocritamente) del amor. Un abogado, un cura o un notario bendicen a una pareja y le dicen que de ahí en adelante se pueden acostar legalmente, sin pecar ante la ley de Dios y sin cometer infracción ante la ley del mundo. Ser soltero para el Estado, es inconveniente. Acá en Estados Unidos he conocido parejas Mejicanas y Centroamericanos que han vivido juntos por meses o años y las mujeres nombran a sus parejas "maridos" y los hombres "mi mujer". Es decir ni siquieras te tienes que casar; basta que una mujer tenga novio por más de un año y que convivan y se acuesten de vez en cuando, para que el "Lengua Larga" o Levietán moderno diga que esas dos personas ya han contraido un vinculo jurídico. Cuando amor y matrimonio no eran la misma cosa, matrimonio y amor iban cada uno por su lado, y funcionaban. Al fundirse, como ha ocurrido en los tiempos modernos, todo se vuelve conflictivo y efimero.

Desde que las novelas y la poesia lírica exageraron el prestigio romántico del amor, la tendencia en Occidente ha sido la de agrupar en una misma relación tres cosas que no tienen porque estar unidas necesariamente:
- Amor
- Sexo
- y Matrimonio

Considerese esto; el amor es, por definición, una descontinuidad, un alojamiento apasionado del camino habitual, una explosión de sensaciones contradictorias, una violenta enfermedad del espíritu que nos aparta de la serena racionalidad. La experiencia sexual, cuando se esta en el colmo de amor, puede ser un desastre o ser sublime (nunca se sabe bien), pues durante el amor-pasion todo puede ocurrir y nada se puede calcular. Sellar esta locura con un rito solemne de serios compromisos - como el matrimonio - es como hechar una cubeta con agua fría al miembro (pene), de un hombre que este erecto.

¿Cuál es la realidad ?

El matrimonio de hoy o matrimonio moderno ha llegado a una encrucijada. Ya no funciona como pacto a largo plazo, y aunque no se lo diga, viene (como las cajas de medicina) con una fecha de vencimiento que casi siempre esta alrededor de los siete años: "No consumir después de Octubre de 2021". Repetimos la pantomima del matrimonio antiguo, juramos en vano eternos compromisos, pero estamos conscientes de que ya no es como lo pintan, y hemos sido incapaces de inventarnos otra cosa, otras fórmulas más apropiadas de convivencia.

Conclusión

Mi sugerencia es simple, aunque muchas cosas han cambiado a como fueron hace unos treinta años. Si solo quieres casarte con un(a) chico(a), para sentir esa pasión, ese fuego y esa locura a lo que le llamamos sexo, mi consejo es que no te cases. El casamiento implica mas que solo tener sexo. Ahora si eres un padre como esos que abundan o abundaron en Latinoamérica, que le exijen al "queri-novio" de su hija que se case con ella porque quizás ya se comió el pastel antes de que empezara la fiesta, que no cometan esa estupidez. Si el chico aceptara casarse por la presión de los padres de la chica, ese matrimonio no llegara muy lejos, y será un fiasco. Al menos en el 95% de los casos, asi será.

Sin embargo los matrimonios modernos que en general son matrimonios por amor, nos enfrentan a esta paradoja; pese a estar basados en esa maravilla, el amor, muchisimos de ellos fracasan, pero a pesar de esta evidencia, la mayoria de las personas se siguen casando (al parecer por amor, y con la ilusión de que ese amor les va a durar para siempre).


Literatura relevante a este articulo